Reyes Sánchez García/ noviembre 22, 2021/ Metodología y ágil/ 0 comentarios

Tiempo de lectura: 3 minutos

Hoy me gustaría hablar de los refuerzos de última hora y el efecto que tiene en la duración de los proyectos. Recientemente, he estado en un curso de planificación de proyectos y he podido tomar nota de algunos puntos interesantes que me gustaría tratar en el blog, entre ellos la ley de Fred Brooks sobre los refuerzos de última hora. ¿No te has encontrado en la situación de que ves que un proyecto no llega y comienzan a meter refuerzos? ¿Cuál es el resultado? Más ineficiencias, más comunicaciones, más horas extras y normalmente tampoco se entrega en la fecha prevista, sino que más tarde.

¿Quieres saber por qué? Sigue leyendo.

Los refuerzos de última hora

Índice de contenidos

¿Quién es Fred Brooks?

Su nombre completo es Frederick Philips Brooks, Jr. Es un científico de la computación e ingeniero de software, conocido por la dirección de proyecto del sistema operativo OS/360. Este estadounidense ganó el premio AM Turing 1999 entre otros muchos. Además,  ha escrito un libro considerado como un clásico de la ingeniería de software: «The Mythical Man-Mon». 

¿Sobre qué va: El mítico hombre-mes?

Este libro publicado en 1975, explica como al añadir recursos humanos a un proyecto retrasado hace que se demore aún más. El mítico hombre-mes es conocido como la biblia de la ingeniería del software, ya que: «todos la citan, algunas personas la leen, pero casi nadie la practica».

Traducido a múltiples idiomas, puedes descargarlo en español: El mítico hombre-mes.

¿Qué dice la Ley de Brooks?

Esta ley explica como los refuerzos de última hora retrasan más el proyecto. Esto ocurre por dos motivos principales. En primer lugar,  porque al haber más programadores, son necesarios más comunicaciones y esto llega a sobrecargar las comunicaciones del equipo. En segundo punto, porque se cometen muchos nuevos errores debido tanto a la inexperiencia de los nuevos miembros, como debido a la sobrecarga de los desarrolladores principales. Como conclusión, esto provocará que un proyecto se retrase en gran medida.

¿Por qué nadie repara en los efectos tienen los refuerzos de última hora?

Constantemente trabajamos en proyecto y con clientes que no son conscientes de la ley de  Brooks. En cuanto ven que un proyecto no se va  a entregar en fecha, empiezan con los refuerzos de última hora. Y lo peor de todo, es normalmente ese apoyo viene de personas con poca experiencia que no pueden aportar mucho valor al proyecto en poco tiempo, por mucha entrega que le pongan. Es algo que se repite en todos los proyectos y en todas las empresas. Pero que todavía no está interiorizado por los equipos de gestión. Se sigue pensando que meter a un ejército de personas va a solucionar los compromisos de entrega. Esto solo funciona, cuando se tiene ese ejército previamente y está formado para la tarea que tiene que realizar desde un momento temprano.

Conlusión: Mucho cuidado con los refuerzos de última hora

Ya lo dice la ley de Brooks, no se recomiendan los refuerzos de última hora. Las consecuencias son amplias: se retrasa el proyecto y se perjudica la calidad del mismo. Además, con respecto a los equipos, la gente se sobrecarga, se quema y hasta en muchos casos tiene impacto sobre otros proyectos. En otras palabras, perdemos el tiempo y el dinero por una planificación demasiado optimista y que no tiene en cuenta los riesgos y las consecuencias de las replanificaciones.

 

 
Compartir esta entrada

Dejar un Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*
*