Reyes Sánchez García/ enero 4, 2023/ Gestión de la calidad/ 0 comentarios

Tiempo de lectura: 3 minutos

Hoy voy a revisar un tema esencial: cómo hacer pruebas exploratorias. Por desgracias, no siempre nos encontramos en las circunstancias idóneas para diseñar y ejecutar un plan de pruebas de forma formal. En estas circunstancias, debido a la urgencia del proyecto o a la falta de documentación, es necesario ejecutar pruebas “improvisadas”. ¿Sabes a qué me refiero? Sigue leyendo y te lo cuento.

Índice de contenidos

Imagen portada: ¿cómo hacer pruebas exploratorias?

¿Qué son las pruebas exploratorias?

En primer lugar, te explico que son las pruebas exploratorias. Son pruebas que se ejecutan sin una descripción formal inicial. Es decir, no hay especificadas la descripción del caso de prueba, ni las precondiciones, ni los pasos a realizar en el flujo que deseamos probar. Por el contrario, son pruebas que se ejecutan siguiendo la intuición del probador. Por ello, es requisito indispensable que sean ejecutadas por un tester con experiencia, bien con esa aplicación en concreto o con tecnologías similares.  A veces, se utilizan para complementar otras pruebas más formales y son muy utilizadas en entornos ágiles.

Además, se debe tener en cuenta que no se conoce el objeto de prueba, por lo que se va a prendiendo sobre él, de forma progresiva. Presenta los resultados de la ejecución, sin requerir de mucha documentación.

¿Cómo enfocar las pruebas exploratorias?

En segundo lugar, debes tener en cuenta como enfocar estas pruebas. Lo ideal es preparar una sesión de pruebas con un tiempo determinado y una planificación breve. A continuación, en función de la situación que nos vamos encontrando, se debe ajustar la estrategia de pruebas de forma creativa. Algunos tips que debes tener en cuenta

¿Qué herramientas nos ayudan en las pruebas exploratorias?

Para enfocar estas pruebas se pueden utilizar varios recursos interesantes.

Listado de defectos frecuentes

En primer lugar, te puedes apoyar en algún listado de defectos frecuentes. Lo ideal es que sean del sistema de información a probar, pero también puedes tomar de referencia los defectos de un sistema homólogo. De esta forma, puedes orientar la estrategia de pruebas priorizando las funcionalidades donde se han encontrado más defectos.

Checklist de apoyo

También, es recomendable tener una pequeña lista de apoyo donde puedas tener listadas los puntos a probar. Es decir, pararte 5 minutos y enumerar las funcionalidades que quieres probar para evitar que se pasen por alto durante la sesión de pruebas exploratorias.

Registra las pruebas ejecutadas.

En último lugar, recuerda que uno de los objetivos de las sesiones de pruebas es tener una base para poder documentar el plan de pruebas a ejecutar en sucesivas situaciones. Para ello, es importante documentar los pasos realizados de forma breve, apoyados por evidencias: capturas de pantallas o vídeos de pruebas. De esta forma, tendrás un buen material para realizar un diseño de pruebas adecuado y formalizado para otras situaciones.

Conclusión: Las pruebas exploratorias ayudan a asegurar la calidad.

Utiliza las pruebas exploratorias, siempre que no sea posible formalizar un plan de pruebas de forma más formal. En otras palabras, es mejor ejecutar un plan de pruebas, sin guía, sin precondiciones y ver que nos encontramos a no ejecutar nada. Para ello, haz una planificación de la sesión de pruebas exploratoria y prepara todo lo que necesites previamente para enfocarte en la tarea llegado el momento.

Quizás te puede interesar

 
Compartir esta entrada

Dejar un Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*
*