Reyes Sánchez García/ enero 26, 2021/ Gestión de la calidad/ 0 comentarios

Tiempo de lectura: 5 minutos

Realizar un correcto registro de defectos y su corrección es vital para mejorar la calidad de tu software. El propio ISTQB en su formación «Foundation Level» dedica un apartado para exponer cómo realizar correctamente una gestión de defectos hasta su resolución. Basándome en esta documentación y en mi propia experiencia como tester revisaré los puntos claves para mejorar la calidad de nuestros productos. Vislumbrarás como obtener grandes beneficios en cuanto a tiempos en resolución de defectos, dedicando solo un poco de tu tiempo a crear ese informe tan necesario. ¿Quieres saber cómo? Pues sigue leyendo.

Índice de contenidos

Registro de defectos y su corrección

Correcta gestión de los defectos hasta su resolución

Debes tener en cuenta que no hay una forma única, que será la solución a toda la gestión de defectos. En función de cada empresa u organización se debe acordar cuál será la forma en la que se gestionaran los defectos. Para ello, será necesario que todos los miembros del equipo se reúnan: diseñadores, desarrolladores, testers y los propietarios del producto. Una vez reunidos, se debe acordar cuál será la mejor forma de hacer el registro y seguimiento de los defectos.

Sin embargo, independientemente de las formas (en algunas ocasiones se realiza esta gestión muy informal), es importante qué cualquier defecto identificado sea investigado, rastreado y clasificado correctamente hasta su resolución.

¿Dónde serán localizados los defectos del software?

Tenemos una creencia muy arraigada y antigua por la cual pensamos que los defectos los localizaremos en el desarrollo realizado: en el código o configuración aplicada. Es cierto, ahí es donde se suelen localizar el grueso de las incidencias, pero no es el único lugar donde puede haber defectos. Si buscamos en el resto del material, en la documentación: requisitos, historias de usuarios, criterios de aceptación, documentación de desarrollo, planes de pruebas, manuales o guías de instalación; también encontraremos discrepancias.  No debemos de dejar de registrar estos defectos y aplicar una corrección. 

Para resolver estas incoherencias en la documentación se realizarán reuniones que aclaren los requisitos a tener en cuenta, en cualquier momento del ciclo de vida del producto. Realizar sesiones de trabajo intercambien impresiones sobre el producto y adquiera más conocimiento de lo que se está creando. De este modo, reduciremos el número de defectos y también el de falsos positivos.

Objetivos de registro de defectos

Los objetivos del registro de defectos pueden ser muchos. En un primer momento se desea identificar las incidencias o comportamientos no deseados de un sistema. Así podremos resolverlos a la mayor brevedad posible y en función del impacto que tenga. Al registrar los defectos con un mínimo de información, se puede aislar el problema más rápidamente, reproduciéndolo parcial o completamente, y encontrando el origen y la solución en un tiempo menor.

Igualmente es interesante para presentar métricas de calidad. Podremos saber cuál es la calidad del producto, el impacto de las pruebas, si surgen o no defectos en su progresión por los distintos entornos o  incluso el tiempo que se ha dedicado a la generación del plan pruebas. Esta información suele ser muy apreciada por los Gerentes de calidad.

Si además, se realiza una retrospectiva de los defectos encontrados, se pueden encontrar nuevas ideas para un desarrollo más eficiente y para mejorar el proceso de prueba.

¿Qué no puede faltar en un buen informe de defectos?

Para la realización de un informe de defecto es interesante recopilar los siguientes datos de cada defecto:

 Quizás abruma la cantidad de datos a definir, pero si utilizas herramientas, muchos de estos campos se generaran de forma automática, y ahorras tiempo sin escatimar en información. En todo caso, aunque se registren de forma manual es menor el tiempo dedicado al registro inicial, que el necesario para recabar la información a posteriori.

Registrar la solución antes de pasarlo a "resuelto"

No basta con registrar todos los datos del defecto en sí, también es importante llevar a cabo un registro de la solución realizada. Hay desarrolladores que se quedan tan panchos diciendo «ya está resuelto». Es importante saber qué ocurrió y qué solución se ha aplicado. De esta forma tendremos una base de datos donde consultar las distintas soluciones aplicadas a los defectos registrados. Para archivar la solución se deben tener en cuenta los siguientes valores:

Conclusión: un buen registro de defectos produce una mejor gestión de la calidad

En el sector del desarrollo de software todavía existe la creencia de que no hay que perder el tiempo en registrar cierta información. Antes no se hacía por no estar procedimentado, y ahora en muchas ocasiones por querer ser ágiles.

En el primer caso, sabemos que es un error. ¿Lo tienes claro ya en este punto, no? El dedicar un tiempo a registrar defectos y su solución de forma adecuada mejora la calidad de nuestros procesos, la calidad de nuestros productos y reduce los tiempos necesarios para ejecutar una corrección sobre esas incidencias. 
En el segundo caso, de igual forma caemos en el error, no seremos más ágiles por no registrar la información, sino por utilizar el mínimo de tiempo en desarrollar un producto con la mejor calidad. Y para ello, entre otras cosas, es necesario registrar defectos y su solución. Si utilizar las herramientas adecuadas, lo harás de la forma más automática posible y no dejar el buen nombre de tu organización en manos de la memoria del equipo.

Si has llegado hasta aquí, déjame un comentario y cuéntame que te ha parecido este post. También puedes apuntarte a la newsletter y estarás al tanto de nuevos contenidos interesantes.

 
Compartir esta entrada

Dejar un Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*
*