Reyes Sánchez García/ agosto 19, 2020/ Metodología y ágil/ 0 comentarios

Tiempo de lectura: 5 minutos

¿Conoces el flexiworking? En algunos países todavía no es muy conocido, pero es una forma de trabajar basado en la productividad de la empresa, a partir de la felicidad del empleado. Está demostrado que empleados más felices, se preocupan más por la empresa y obtienen mejores resultado en menos tiempo. Un empleado que tiene preocupaciones y no puede cerrar sus asuntos personales por la rigidez de su empresa se vuelve más lento y descuidado. Por ello, hace algunos años que se empieza hablar de esta forma de trabajar donde no se tienen horarios fijos, ni se trabaja siempre desde el mismo sitio y sobre todo: donde se obtienen mejores resultados

En los últimos meses, hemos tenido que adaptarnos a nuevas formas de trabajar debido a la pandemia mundial. Teletrabajo forzado, al cuidado de ascendentes y descendentes, con un  país saturado en envíos de paquetería y supermercados. No ha sido la forma ideal, pero creo que dentro de todo lo malo nos ha ayudado a entrar en contacto con una forma de trabajar que nos aporta muchas mejoras en el día a día. Aunque eso lo hablaremos en otro post.

Índice de contenidos

Flexiworking, una nueva forma de trabajar

El flexiworking es mucho más que flexibilidad horaria y teletrabajo, aportando más flexibilidad (en todos los sentidos) al empleado sin bajar el rendimiento y la productividad. Jornadas flexibles, auto-organización, complementos materiales y no materiales.  Cuando un empleado está contento, enfoca toda su energía en cumplir con su trabajo de la mejor forma posible. 

¿Cuales son las caracteristicas del flexiworking?

Autogestión del empleado

En el flexiworking es el empleado quien gestiona su tiempo. Debe organizar los objetivos a cumplir cada día, y cumplir con lo planificado. Es importante destacar que es necesario disponer de disciplina, para cumplir las tareas en tiempo y forma para que su productividad no sea dañada. Se apuesta por empleados con responsabilidad que no necesiten ser guiados.

Jornadas flexibles

Uno de los puntos importantes es que el empleado decide la hora de entrada y de salida. De esta forma, cada uno puede organizar su vida personal como mejor le venga, normalmente sin tener que avisar. Suele haber unas franjas horarias de entrada y de salida, en las cuales se pueden mover. En muchos casos, además se pueden cuadrar los horarios de forma que se tengan tardes libres, siempre y cuando se cumpla con la jornada semanal.

Trabajar por objetivos

En algunos casos, ni siquiera es necesario cumplir con un número de horas, si no con los objetivos propios que marca el equipo. Se definen unas tareas o hitos a cumplir, y tu misión es alcanzar ese objetivo de la mejor forma posible. Da igual las horas, lo que importa es obtener un buen resultado y ser productivo.

Viernes flexible

En algunas empresas se opta por flexibilizar el viernes de varias formas. En algunos casos, trabajando desde casa, en otros, echando las horas del viernes de lunes a jueves y ya tienes otro día libre para dedicar a tu vida personal. Ambas son dos buenas opciones que te ayuda a conciliar la vida familiar.

Días flexibles

Con este punto se permite disponer de días libres para atender asuntos personales o vacaciones, compensando las horas de estos días en días anteriores o posteriores. De esta forma se consigue evitar el ausentismo. 

También se ofrece la posibilidad de disfrutar de días de vacaciones extra a cambio de una disminución en el salario. Está opción es muy interesante para periodos con baja carga de trabajo, en el último trimestre del año.

Mix de teletrabajo y presencial

El más ofertado actualmente es el de disponer de tiempo en el que se trabaja en remoto, y tiempo presencial. De esta forma podemos conjugar el trabajar de forma presencial por la mañana y por la tarde desde casa o alternar días presenciales en la oficina para poner en común el trabajo del equipo y días de teletrabajo donde desarrollamos las tareas individuales (utilizado en equipos que trabajan sobre metodologías ágiles).

Complementos en forma de materiales

Es importante crear equipo, y por ello algunos complementos como una sala bien equipada para el café (donde se pueda interaccionar con los compañeros) o el disponer de buenos equipos de trabajo alegran el día a día de las personas que forman nuestro equipo. También el marcar las fechas señaladas en el calendario, celebrando los cumpleaños o disponer de una sala de lactancia.

Complementos no materiales

Otra parte del flexiworking también sería el enriquecer al equipo con complementos no materiales. Para que un equipo se mantenga actualizado es necesario formación continua, y también certificaciones para acreditar esos conocimientos. Cuando la empresa disponen de planes de carrera, donde se financia el crecimiento del equipo se consigue retener el talento y también mejorarlo. En otros casos, también se ofrecen sesiones de crecimiento personal, coaching o mentoring que ayudan a crecer a las personas de forma exponencial.

El flexiworking no es apto para todos los públicos

Por su puesto, hay que tener en cuenta que no todos los trabajos se pueden adaptar al flexiworking. La restauración y todos los trabajos de cara al público necesitan tener un horario. 

Esta forma de trabajar tampoco es apta para algunas personas, debido a la capacidad de organización y disciplina necesarias. Aunque también se podría pensar que si educamos a las nuevas generaciones, y a las actuales en una formación y organización del trabajo más personal y menos dependiente de un ser superior (jefe, padre, profesor) quizás eliminamos esa dificultad.

Conclusiones: Cada vez más empresas se suman al flexiworking

Desde hace años, cada vez son más las empresas que apuestan por flexibilizar el trabajo, aumentando su productividad según algunos informes hasta el 15%. Algunas lo están aplicando, y ni siquiera son conscientes del potencial que tiene, pero hay que tener cuidado y formar previamente a los equipos. El sistema de enseñanza no está adaptado a las necesidades de la actualidad. Se requiere de personas más autosuficientes, que sepan planificarse, sean disciplinados y que se sepan adaptar al cambio.

Una vez que se conozcan las ventajas que aportan el flexiworking, tanto por parte de las empresas como del empleado, no desearemos otra forma de trabajar.

Si te ha gustado, o no este post, deja tu comentario o comparte la publicación.

Quizás te puede interesar

 
Compartir esta entrada

Dejar un Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*
*